La morosidad financiera alcanzó el 7,91% en enero, el nivel más alto desde 1994