La nueva ley de cajas impedirá a sus directivos sentarse en los bancos