La población empadronada en España alcanza los 47,1 millones, un 0,4% más que en 2010