La presión a España se reduce y la prima de riesgo sigue a la baja