La prima de riesgo acelera la cuesta abajo en la recta final para el rescate a la banca