La Sociedad de la Información está estancada