La subida de la luz repercutirá negativamente en la capacidad de consumo de las familias