La tecnología, un negocio de 65.000 millones