La UE consagra como derecho universal el acceso a internet de 100 megas