La UE cree que la presión a España no hace justicia a su situación económica