Las TIC para personas con discapacidad suponen un mercado potencial de 1.300 millones