Las TIC sobreviven a la crisis