Los expertos no creen en el rescate virtual que planea el Gobierno