Los impagos de promotores alcanzan el nivel máximo de la crisis