Los informes internos del Gobierno afianzan la recuperación, aunque pierde fuelle