Los principales sectores estratégicos en España se encaminan hacia el oligopolio