Mediaset y Antena 3, los dos grupos privados de televisión españoles, controlarán, cuando en los próximos meses culmine la fusión del segundo con La Sexta, el 15% de toda la inversión publicitaria del país.