Pagar una factura en metálico superior a 1.000 euros será ilegal desde el 1 de enero