Si Rajoy busca otro Rodrigo Rato, ¿por qué no ficha al auténtico?