Televisiones y operadores de red hacen piña en su defensa por preservar espectro para la TDT