Twitter, los 'trolls' y el futuro incierto de la red social del pajarito