Un ajuste necesario de 40.000 millones