Un tercio de los televisores tiene conexión a Internet